jueves, 11 de junio de 2015

Open






"Las victorias no nos hacen sentir tan bien como las derrotas, y las buenas sensaciones no duran tanto como las malas..."

"Me asombra descubrir lo deprisa que lo irreal se convierte en norma. Y me maravilla lo poco emocionante que es ser famoso..."

“Es por eso por lo que estamos aquí. Para luchar entre el dolor, y siempre que sea posible, para aliviar el dolor de los demás. Asi de simple. Y tan difícil de ver…”

Uno de los factores que más me atraen de leer biografías, y en especial, autobiografías, es la oportunidad que te brinda de "espiar" detrás de la cerca, de ver más allá de las apariencias, de conocer lo que las luces, los medios y la fama dejan fuera: a la persona real que hay detrás, cuando las cámaras se van y la luz se apaga.

La historia de Andre Agassi en Open ha resultado una sorpresa para mí. Las dificultades, la lucha y las contradicciones del día a día de su carrera son por demás fascinantes.

Creo que es un libro que a cualquiera le puede gustar, incluso a quienes no son aficionados al tenis, porque la esencia de la trama nos puede tocar a todos, de una manera o de otra; es una historia de metas, de sueños, de frustraciones, de presiones, miedos, dudas, éxitos y fracasos.

A pesar de no ser deportista, y tampoco una experta, tan sólo una aficionada casual de los partidos de tenis en televisión, esa disciplina me parece de las más desafiantes. El tenis es una guerra. Una guerra mental. Siempre gana el que logra poner su mente por encima del juego, e incluso por encima de su cuerpo, del marcador, de los pronósticos, del set anterior, del último punto. Y me resulta totalmente asombroso el poder que alcanzan sobre su propia mente.

Otro aspecto que ya imaginaba pero no sabía hasta que punto, es lo demandante que es para el cuerpo. Los deportistas de alto rendimiento acaban con él. El sobre entrenamiento, desde la niñez (Andre golpeaba más de  dos mil pelotas al días desde los 5 años ¡Dos mil!) y lo agotador de cada partido lo desgastan a muy temprana edad.

Y por último, la cereza del pastel, (ALERTA: PUEDE SER SPOILER, AUNQUE SI CONOCEN SU VIDA SEGURO YA LO SABEN, NO ES UN SECRETO)


¿Dónde encontró Agassi, la felicidad, la verdadera satisfacción? En el amor. El amor a su familia (esposa e hijos) y el amor al prójimo, a través de labores altruistas en apoyo a la educación de los niños.

"Todos debemos cuidarnos los unos a otros. Esa es nuestra misión en la vida"

Parece ser que una vez más, el amor es la respuesta...


Arrivederci



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...