domingo, 12 de mayo de 2013

La esperanza perfecta (The Perfect Hope)





Frase:
Es bueno estar con alguien que sabes que le importas. No que lo supones, sino que lo sabes. Estar con alguien que, incluso cuando tu no crees que lo quieres o lo necesitas, da la cara por ti.

Sinopsis:
 Ryder es el Montgomery más difícil de descifrar; duro por fuera y nada blando por dentro. Es hosco y huraño, pero cuando se pone un cinturón de herramientas no hay mujer que se resista a sus andares arrogantes. Salvo, al parecer, Hope Beaumont, la gerente de su propio hostal…
Como antigua directora de un hotel en Washington, Hope está acostumbrada a la emoción y el glamour, pero eso no significa que no sepa apreciar las alegrías de vivir en una ciudad pequeña. Está donde quiere estar… salvo en su vida amorosa. Su única relación con el sexo contrario ha sido discutir con el irritante Ryder, que siempre parece sacarle de quicio. Pese a todo, ninguno puede negar la chispa que hay entre ellos… una chispa que prender con un beso en Nochevieja.

Primero que todo hay que aclarar que La esperanza perfecta todavía no está a la venta en su edición en español, que se encuentra anunciada para el mes de julio. Pero como muchas lectoras, no pude aguantar la curiosidad de leer el último libro de la Trilogía Inn Boonsboro.

Esta trilogía es lo primero que leo de Nora Roberts, y por supuesto me ha encantado. Tal y como dice Lady Marian en su reseña, lo mejor de los hombres de Nora Roberts es que son muy reales. No sé si les pasa lo mismo que a mí, pero por mucho que me gusten las típicas historias de amor del príncipe azul, muchas veces me cansan. La fórmula está muy desgastada, es excesiva cuando los hombres en cuestión son tipo Christian Grey y su inmensa fortuna; las descripciones a veces son ridículas y los hombres demasiado perfectos. Los de Nora son hombres más faciles de encontrar. Son guapos, sexys, inteligentes, claro; pero son humanos. Tienen errores, limitaciones, defectos, y en pocas palabras, se comportan como hombres de carne y hueso.

Los primeros dos libros de esta trilogía: Siempre hay un mañana y El primer y último amor son muy buenos. Ligeros, entretenidos, románticos y sin mayores complicaciones. Desde desde el primero se puede ver que la relación Ryder- Hope será interesante, y lo es. Es por mucho, a mi gusto, el mejor libro de la saga.

Ryder Montgomery es un personaje que va directo a mi Top Ten. Atrae desde el principio porque tiene un arco dramático más amplio que sus hermanos en las dos entregas anteriores, ya que él evoluciona desde su desagrado por Hope, y aunado a su carácter hostil, es una trama que gana en matices y situaciones de expectativa e incertidumbre. Me encantan los personajes masculinos así; seguros de sí mismos, inteligentes, con autocontrol y que saben lo que tienen y saben jugar sus cartas.

Otra aspecto que me encantó de la trilogía en general es el ambiente familiar que le da Roberts. Sabe generar una atmósfera cálida y entrañable que te hace sentir empatía por los lugares, las situaciones, los personajes y sentirlos cercanos. Y para rematar el excelente cuadro, todo el misterio del fantasma del hotel, que cierra obviamente en La esperanza perfecta, es una historia conmovedora e intrigante. Definitivamente una hermosa lectura, más que recomendable.

Arrivederci

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...