viernes, 13 de enero de 2012

Luna Negra




A veces ocurre que sólo teniendo en frente la muestra aberrante de algo, aprecia uno su contraparte. En el caso de los libros, nos acostumbramos a que todo lo que leemos tiene un grado aceptable de calidad, lo cual provoca un verdadero shock cuando  tienes entre tus manos una obra que ni siquiera merecería ser publicada.
"Luna Negra" es una novela escrita por Martha Carrillo, escritora mexicana de telenovelas y recientemente de libros de desarrollo humano.

Sinopsis:

Un triangulo amoroso marcado por una antigua maldición, tres personajes que viven bajo un hechizo y sólo el amor podría deshacer. Un relato de pasión que se ve determinado por un cerco de erotismo, celos, violencia y muerte y debe ser roto para que Triana, Bruno e Ivan puedan ser felices sin ataduras.

Yo más bien díría que es una novela que pretende todo lo anterior, pero sin conseguirlo. Es un mal intento  de incursionar en temas de novela fantástica, pero careciendo de todos los elementos y conocimientos, así como de las habilidades descriptivas, para lograr algún tipo de impacto en el lector.
El nivel amateur de la escritora es pasmoso, da la impresión de que tuviera 15 años, y estuviera escribiendo una historieta para sí misma. Esto es más palpable en los diálogos, totalmente insulsos y carentes de ingenio.
La narración cae en miles de lugares comunes y frases coloquiales muy al estilo de telenovela popular.
Y "la moraleja del cuento" sobre la mujer rebelde que no se deja someter es tan obvia, sosa y elemental que tiene tintes de fábula infantil.
Otro elemento molesto de la historia es que es redundante hasta el hartazgo. Hubiera podido escribir lo mismo en 100 páginas menos. Por ejemplo, para explicar cómo Triana vivía sometida por Bruno dice una y otra vez:
"Mi vida giraba a su alrededor... era una droga para mí... estaba dominada... obsesionada... yo le pertenecía... yo era de su propiedad... yo no tenía voluntad... le di el poder sobre mí... mi mundo se creaba en torno a él... tenía pavor a perderlo... el era mi aire... le había dado todo mi poder... mi voluntad era suya..."
¡OK! YA entendimos!! El la dominaba, ¿Es necesario decir lo mismo de 500 formas diferentes, pero iguales?
Y no hablemos del toque "erótico" que intenta dar en algunos momentos "apasionados" de la protagonista porque entonces sí quiere uno pegarse un tiro. No podía dejar de pensar que la historia ameritaba una portada ridícula como esta:

La trama es muy  plana en la mayor parte del libro y los momentos con cierto suspenso y ritmo se ven opacados por el pobre uso del lenguaje, que resulta frustrante para cualquier lector que busque algún tipo de estímulo en la lectura, anulando cualquier posibilidad de sentirse entusiasmado por la historia.

Buscándole el lado positivo, leer "Luna Negra"  al menos sirve como ejemplo para todos los aspirantes a escritores sobre lo que NO se debe hacer.

Arrivederci

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...